Beneficios del drenaje linfático:
– Ayuda a reabsorber los líquidos.
– Tiene una acción sedante sobre el dolor.
– Reduce la inflamación.
– Contribuye a mejorar las defensas del organismo.
– Produce un efecto de relajación, por lo que se recomienda para situaciones de estrés.