INDICACIONES: El lifting cervical es un proceso quirúrgico similar, que consiste en el rejuvenecimiento de la parte inferior del rostro, abarcando desde la zona del cuello hasta la nuez, indicado especialmente para disimular los surcos nasolabiales, restablecer la pérdida el ángulo del cuello y del reborde de la barbilla y sobre todo hacer desaparecer la papada.
PROCEDIMIENTO: La intervención se realiza, primero en un lado de la cara y, después, en el otro. Las incisiones pueden variar de acuerdo con cada paciente. La incisión que con más frecuencia utilizamos comienza dentro del pelo, a nivel de la sien, continuando hacia abajo a lo largo de una línea natural dentro de la porción prominente de la oreja llamada trago, sigue por delante del lóbulo, y después por detrás de la oreja. Esta incisión puede ser modificada en función de varios factores como es la existencia de cicatrices previas, la presencia de pelo muy fino, la ausencia de patillas, etc.
DURACION: Aproximadamente entre 2 a 3 horas.
ANESTESIA: Local con sedación.
INTERNAMIENTO: Es un procedimiento ambulatorio.
EFECTOS SECUNDARIOS: El paciente puede experimentar inflamación temporal, entumecimiento, dolor y/o moretones.
RECUPERACION: El paciente generalmente regresa a su trabajo en un plazo de diez a 15 días. La inflamación debe bajar en un plazo de 4 semanas y se espera el resultado final en 4 a 6 meses ocurrir como resultado de la exposición a la luz solar durante los primeros tres a seis meses después de haberse realizado el lifting frontal.
RESULTADOS: Los resultados tras este procedimiento duran entre cinco y diez años