La microdermoabrasión es un tratamiento estético que mejora el aspecto de nuestra piel.
No obstante, es mucho menos agresivo. Sus características lo hacen válido para pieles sensibles: elimina las células muertas y la limpia a niveles más profundos. Mientras que algunos tratamientos de microdermoabrasión llegan solo hasta la capa más superficial, la epidermis, otros lo hacen hasta la capa media. La microdermoabrasión mejora el aspecto de la piel, potencia su luminosidad y elimina imperfecciones como manchas, arrugas, cicatrices y acné. Además, estimula la producción de colágeno.

¿Cuáles son las ventajas de la microdermoabrasión?

1. Es un tratamiento muy rápido por el cual no es necesario estar hospitalizado o recibir cuidados especiales. En su uso doméstico puede incluso realizarse en la hora del descanso, antes de ir a trabajar.
2. Otorga a la piel un brillo de juventud. Reduce los efectos del envejecimiento por exposición excesiva al sol. Disminuye las líneas de expresión y arrugas finas.
3. Mejora la circulación de los capilares sanguíneos, alcanzando una piel sana, fresca, nutrida y oxigenada.
4. Se trata de un procedimiento excelente para las personas con piel sensible a los productos químicos, ya que los materiales con los que trabaja no suelen producir alergias.
5. Puede combinarse con otros tratamientos.
6. Cierra los poros y reduce la hiperpigmentación.
7. Elimina los puntos blancos y negros.
8. Es indolora.